Las ventanas pivotantes, aparte de facilitar el giro, deben frenar la ventana para que no se mueva libremente sino a voluntad del usuario. Para ello los puntos de giro suelen ser de fricción, permitiendo múltiples posiciones, cierre de presión o cierre perimetral. El cierre suele ser convencional, manilla lateral o central, barras de empuje o incluso eléctricos.
Tienen la ventaja de regular la cantidad de ventilación y sonido, además de equilibrar el nivel térmico dentro del espacio cerrado. Suelen ser muy fácil limpiarlas desde el interior.

NARA

LENA

VALLAS, PUERTAS JARDIN, CANCELAS CORREDERAS